5 Estiramientos de Cuello y Hombros | Aliviar la tensión | DY12.24

5 Estiramientos de Cuello y Hombros | Aliviar la tensión

ejercicios cuello y hombros

5 Estiramientos de Cuello y Hombros | Aliviar la tensión

Los ejercicios para hombros son esenciales para quienes pasamos muchas horas trabajando ante el ordenador. Esta circunstancia, sumada a que muchas veces adoptamos posturas inadecuadas, se traduce en tensiones en el cuello y en los hombros. Y, para aliviarlas, nada mejor que hacer un poco de entrenamiento todos los días. Sin embargo, si careces de tiempo vamos a proponerte unas sencillas rutinas que puedes hacer en tu propia casa. ¿Nos acompañas?

Estiramiento de hombros

Dispones de distintos ejercicios para el estiramiento de hombros. Uno de los más sencillos consiste en realizar círculos rotatorios con ellos, primero desde atrás hacia delante y después a la inversa. También puedes combinarlo con encogimiento de hombros. Para este, los elevamos como si quisiéramos tocar con ellos las orejas, mantenemos la postura unos segundos y volvemos a bajarlos.

Rotaciones de cuello

Este ejercicio nos permite aliviar la tensión en el cuello y en las cervicales. Pero, además, es un buen entrenamiento de hombros. Como su propio nombre indica, consiste en rotar el cuello en una dirección y luego en la otra.

Inicialmente, tenemos la cabeza recta. La inclinamos a la derecha y permanecemos así unos segundos. Volvemos a la posición original y repetimos hacia la izquierda. Igualmente, la inclinamos hacia delante y la mantenemos en esta posición un par de segundos.

Una variante de este ejercicio consiste en llevar la mano derecha a la parte izquierda de la cabeza y empujar esta hacia el hombro derecho. Después, haz lo mismo con la mano izquierda y la parte derecha de la cabeza.

Al realizar estos ejercicios debes ser cuidadoso. Debes forzar el cuello a la tensión necesaria para que se estire pero con suavidad para evitar dolorosas lesiones.

Ejercicio para estirar los hombros y también la parte baja de la espalda

Además de realizar ejercicios para estirar los hombros, también debes ocuparte de la parte baja de la espalda, ya que las contracturas nacen muchas veces de ella. Un ejercicio muy útil consiste en situarnos de rodillas y sentarnos sobre los talones. A continuación, inclina la parte superior del cuerpo hacia delante con los brazos extendidos y procurando llegar lo más lejos posible.

El ejercicio de la toalla

Para ejecutarlo, coloca una toalla enrollada en la base de tu cabeza, es decir, en la parte trasera del cuello, de tal forma que la nuca quede en el aire. A continuación, coge la toalla por los laterales con ambas manos y tira de ella hacia arriba. De este modo, conseguirás estirar el cuello y eliminar sus contracturas.

Una variante de este ejercicio que nos será muy útil para disipar «nudos» en hombros y espalda consiste en tumbarnos y colocar una pelota de tenis en la parte trasera del cuello, bajo la nuca. A continuación, la hacemos rodar hacia arriba y hacia abajo. Puedes realizarlo durante unos 5 minutos y notarás cómo esas molestas contracturas que parecen nudos comienzan a desaparecer.

Tocar los pies con las manos

Otro ejercicio muy recomendable para destensar los hombros y el cuello es el que consiste en tocar o coger los pies con las manos. Para hacerlo, deberás sentarte en el suelo formando un ángulo recto con tu cuerpo, es decir, con las piernas estiradas. A continuación, estira los brazos y coge con las manos las puntas de los pies. Trata de mantenerte en esa posición unos segundos y suelta. Es conveniente repetir este ejercicio varias veces.

Como ves, son varios los ejercicios para hombros y cuello que puedes hacer con el fin de eliminar las contracturas en esas partes de tu cuerpo. No obstante, lo recomendable es que sigas una rutina diaria de entrenamiento personalizado bajo la guía de un profesional. No tardarás en apreciar cómo tu estado físico general mejora.

About Author

Dani Yanes

El deporte siempre ha sido una constante en mi vida y hoy en día tengo la suerte de haber convertido mi pasión en mi oficio. Comencé desde muy pequeño en el mundo del deporte y fui nadador y jugador de waterpolo, especialidad en la que competía en la Primera División Nacional. A raíz de estas experiencias decidí convertirme en entrenador personal y aportar mis ganas y energía a cualquiera que necesite un extra de motivación.