Descubre las recetas con soja texturizada más deliciosas: platos fitness y sencillos

recetas soja texturizada

Descubre las recetas con soja texturizada más deliciosas: platos fitness y sencillos

La soja texturizada es una proteína vegetal que puede sustituir a la proteína animal en las dietas donde se ha reducido o suprimido el consumo de carne, pescado, marisco o huevo. 100 gramos de esta soja aportan entre 20 y 21 gramos de proteína, y además es baja en grasas, así que puedes elaborar recetas sanas con soja texturizada. De hecho, hay quien la denomina “la carne picada vegana”. Es muy sabrosa y versátil a la hora de cocinar, por lo que te aconsejamos que tomes nota de estas recetas con soja texturizada.

recetas con soja texturizada

Berenjenas rellenas

Empezamos a prepararlas igual que si las fuéramos a rellenar de carne. Calentamos un rato en el horno o el microondas -también puedes freírlas o cocerlas- y vaciamos su contenido. Añade la pulpa a una mezcla de verduras con champiñones, zanahoria, pimiento y, cómo no, la soja texturizada. Rellena las berenjenas, cúbrelo de queso rallado y deja que se caliente en el horno. Si no te gusta la berenjena, también puedes rellenar un calabacín con verduras y soja texturizada.

Salsa boloñesa de soja texturizada

Uno de los platos fitness por excelencia es la pasta con tomate o salsa boloñesa, así que podemos sustituir la carne picada de la salsa boloñesa por un soja texturizada. El proceso para prepararla es similar al que seguimos habitualmente. Deja que la soja texturizada se hidrate y que se haga junto a la salsa de tomate durante unos 20 o 30 minutos. Ya tendrás tu salsa boloñesa con soja texturizada, así que solo deberás incorporarla a la pasta que hayas hervido mientras se hace la boloñesa. Se le pueden añadir verduritas o especias como el comino o el ajo en polvo.

Lasaña vegetal

Para reforzar la aportación proteica de la lasaña puedes utilizar la soja texturizada como relleno de una lasaña vegetal, otra de las recetas fáciles que podemos hacer con este tipo de soja. Puedes utilizar las verduras que quieras (brócoli, calabacín, berenjena, pimiento, champiñones, etc.) y tienes la opción de mezclar todas las verduras o hacer un piso con cada verdura y otro con la soja texturizada. Aunque es una receta muy simple, te llevará un rato montar la lasaña, que coronaremos con salsa bechamel y queso rallado que se gratinará al hornearla.

Fajitas vegetarianas

Las fajitas están de moda, así que puedes preparar unas deliciosas fajitas utilizando soja texturizada. Para hacer el relleno de las tortillas de maíz, pica un poco de cebolla y pimientos en trozos pequeños y sofríelos. A continuación, añade champiñones picados y pimienta negra, y cuando las verduras estén casi listas incorpora a la mezcla la soja texturizada que hidrataremos en la propia sartén con una taza de salsa de tomate. Solo tendrás que rellenar las fajitas y disfrutar de ellas.

Albóndigas de soja texturizada y tofu

Sofreímos unos 80 gramos de tofu y champiñones con una cebolla y un diente de ajo muy bien picados, y cuando esté casi dorado añadimos 430 ml. de salsa de tomate y unos 80 gramos de soja texturizada. Remueve bien la mezcla y añade pimienta negra y albahaca para darle más sabor. Cuando esté listo, deja que se temple y haz bolitas que rebozaremos en harina de trigo. Te saldrán unas 15 albóndigas, y ya solo tendrás que calentarlas y añadir la salsa que quieras para tener tus albóndigas preparadas para comer.

Estas recetas con soja texturizada te ayudarán a cuidar tu salud al integrarlas en una dieta sana y equilibrada, que te aportarán los nutrientes necesarios para que tu organismo funcione correctamente. La soja texturizada es el secreto de los vegetarianos, pero no hace falta ser vegetariano para utilizarla. Cualquier persona puede disfrutar de la soja texturizada y de unas recetas deliciosas y saludables. ¿Te apuntas?

About Author

Dani Yanes

El deporte siempre ha sido una constante en mi vida y hoy en día tengo la suerte de haber convertido mi pasión en mi oficio. Comencé desde muy pequeño en el mundo del deporte y fui nadador y jugador de waterpolo, especialidad en la que competía en la Primera División Nacional. A raíz de estas experiencias decidí convertirme en entrenador personal y aportar mis ganas y energía a cualquiera que necesite un extra de motivación.