Rutina de entrenamiento para embarazadas

Rutina de entrenamiento para embarazadas

El entrenamiento para embarazadas, lejos de lo que pueda creerse, es perfecto para la buena salud de la mamá y demuestra muy buenas expectativas a la hora del parto. Si bien es cierto que debes ser precavida con el tipo de deporte que practicas, esto no significa que no puedas realizar ningún ejercicio. Por eso, te proponemos una forma de entrenar óptima.

El entrenamiento de embarazada para el segundo trimestre

Lo primero que debes hacer cuando te enteras de que estás embarazada es tener en cuenta los consejos de tu médico. Si te ha diagnosticado un embarazo de alto riesgo, deberás extremar las precauciones. Aun así, seguramente te recomiende muchos de los aspectos que a continuación te proponemos, para que puedas mantener un periodo saludable durante toda la gestación.

El ejercicio en el embarazo y sus beneficios

Entre los beneficios de realizar ejercicio en el embarazo está la necesidad de evitar la diabetes gestacional, un problema muy común entre embarazadas. Tienes que tener en cuenta el cambio hormonal tan importante que se produce en tu interior, así como la predisposición a comer de más que tienen muchas futuras mamás.

Es cierto que llega el momento de comer por dos, pero es necesario vigilar qué alimentos ingieres, con el fin de aportar a tu bebé una nutrición adecuada.

Como sospecharás, seguramente, la diabetes está estrechamente ligada al azúcar y cómo este es metabolizado por el organismo. Debido al comportamiento nuevo que tiene tu cuerpo, es indispensable que cuides la ingesta de azúcar, dejando de comer durante el embarazo cualquier alimento procesado. Así que, olvídate de esos pastelitos del súper y demás dulces. Opta siempre por ingredientes naturales.

Lo mismo pasa con las grasas. Nada de grasas trans ni comidas prefabricadas. Es el momento de que compres cada alimento crudo y sepas qué le estás añadiendo en el momento de cocinarlo. Es imprescindible que lo cuezas o hiervas a que lo frías con aceite. Cocinar a la plancha es otra opción aceptable.

Ejercicios para embarazadas en casa al llegar el cuarto mes

Teniendo en cuenta que no has realizado deportes de riesgo y has llevado una vida saludable durante los primeros meses del embarazo, andando, al menos, media hora diaria, los siguientes ejercicios te van a hacer mucho bien.

Sería perfecto que incluyeras el nuevo plan de entrenamiento DY12.24, para que estés en forma y reduzcas, así, esos típicos problemas que se tienen al dormir, a medida que el embarazo avanza.

También puedes realizar esta rutina, que ayudará a tus músculos a aguantar mejor el peso de tu bebé y que, a la larga, te irá preparando para el momento del parto:

  • La bicicleta estática puede ser una buena práctica, llegados los cuatro meses de gestación. No deberás realizar este ejercicio con resistencia y con 30 minutos diarios te bastará.
  • Para mantener tus brazos fuertes puedes optar por realizar una tabla de ejercicios de tonificación; eso sí, en este caso deberían estar indicados por un profesional del ejercicio físico y el entrenamiento debería ser lo más personalizado posible. 
  • La natación es una práctica muy completa. Con ella estás ejercitando todo tu cuerpo, sin que tu bebé sufra ninguna consecuencia negativa. Sobre todo, consigues estar en forma. Obviamente, debes practicar una natación relajada, moviéndote suavemente por el agua. Treinta minutos es el tiempo que necesitas, sin olvidar entrenar previamente para evitar posibles calambres.
  • El baile es otra forma de entrenarse, siempre que prescindas de piruetas o saltos. El objetivo es que sigas una coreografía y no olvides divertirte mientras que realizas una actividad saludable.

El entrenamiento para embarazadas es muy necesario para la salud de la mamá. Además, estando tú bien te aseguras de que tu bebé también lo esté. No olvides mantener una alimentación adecuada.

About Author

Dani Yanes

El deporte siempre ha sido una constante en mi vida y hoy en día tengo la suerte de haber convertido mi pasión en mi oficio. Comencé desde muy pequeño en el mundo del deporte y fui nadador y jugador de waterpolo, especialidad en la que competía en la Primera División Nacional. A raíz de estas experiencias decidí convertirme en entrenador personal y aportar mis ganas y energía a cualquiera que necesite un extra de motivación.